BLOGBLOGMercados

Una mirada rápida a los Países del Golfo

La región de Oriente Medio, en especial los Emiratos Arabes Unidos (EAU), es un mercado de gran interés para la mayoría de las marcas de moda europeas y norteamericanas, tanto si ya están presentes en dicho territorio como si aspiran a estarlo. De hecho, Dubai es uno de los primeros destinos objetivo para los operadores internacionales de moda.

Un segmento importante de consumidores en estos países son ciudadanos extranjeros, tanto ejecutivos occidentales cualificados que trabajan en empresas privadas como trabajadores de la construcción con un bajo poder adquisitivo, ya que estos países, con poblaciones locales reducidas, dependen en gran medida de mano de obra extranjera. Este fenómeno representa un importante problema para sus gobiernos que hace unos años pusieron en marcha los conocidos programas de Emiratización, Qatarización, Kuwaitización o Saudización para promocionar el empleo de su población local en el sector privado, puestos tradicionalmente ocupados por expatriados occidentales. En el caso particular de Arabia Saudí, estas medidas también se han orientado a la reducción de una elevada tasa de desempleo. Sin embargo, dichas medidas parecen no estar dando los resultados esperados y simplemente están generando cierta inflación salarial.

Los hogares se pueden clasificar en tres categorías principales: nacionales/locales, expatriados y solteros. El segmento de ingresos más elevado corresponde a ejecutivos expatriados profesionalmente cualificados y ciudadanos locales, siendo el segmento de edad de 40 años el que disfruta de una mayor renta disponible. Arabia Saudi es una excepción a esta regla ya que los ingresos promedios son significativamente inferiores a los de sus países vecinos y su consumidor está muy focalizado en el precio y las promociones comerciales.

Estos países tienen poblaciones jóvenes, y el segmento de edad dominante se sitúa por debajo de los 30 años de edad. En su mayoría los consumidores locales son seguidores de las últimas tendencia de moda, les gusta ir de compras y salir a comer y consumen con avidez productos de marca, especialmente del segmento del lujo. Los jóvenes, en particular,  valoran y aprecian el estilo de vida occidental y destinan una importante parte de sus ingresos al consumo de marcas de reconocido prestigio internacional.

En general, la mayoría de los ciudadanos locales de todos los segmentos de edad, dan mucha importancia a la vestimenta dado que el aspecto exterior es un claro signo de diferenciación social. Aunque la mayoría de los consumidores maduros son muy fieles a las marcas de lujo consolidadas, un creciente número de consumidores, preferentemente jóvenes, empieza a decantarse por diseñadores emergentes alternativos, como un claro signo de diferenciación personal. Los productos más vendidos son los bolsos y el calzado de diseñadores así como piezas caras de joyería, todos ellos visibles al exterior. La cara, las manos y los pies son las únicas partes del cuerpo visibles; las mujeres van cubiertas con la abaya y la shaila negra y los hombres llevan la kandura blanca.

Como consecuencia de la dureza climatológica de estos países, la población se concentra en su mayoría en zonas urbanas. Las temperaturas en verano llegan a superar los 50ºC y son pocas las opciones de ocio al aire libre por lo que la mayoría de habitantes socializa en los centros comerciales, lugares con una amplia oferta de tiendas, restaurantes, cines y otras actividades de ocio.

Los precios son más elevados que en Europa, a pesar de que los aranceles son muy bajos, pero ello no representa un freno en el proceso de decisión de la compra, sobre todo entre los locales, ya que los expatriados son más sensibles al precio. Sin embargo, la creciente entrada de nuevas marcas ha ido ajustando la significativa diferencia en precio con respecto a los PVP en los países de origen. Además, dado que no todo el mundo tiene un poder adquisitivo alto para comprar marcas de lujo, existe un mercado de falsificaciones bastante activo.

Países como Emiratos Arabes Unidos han sido capaces de desarrollar un creciente sector turístico, principalmente destinado a los países vecinos del Golfo, aunque también Rusos y Chinos son frecuentes en la zona y gastan generosamente en los centros comerciales. En Qatar, el sector turístico es aún incipiente pero el emirato está llevando a cabo un agresivo plan de inversiones para dotar a la capital, Doha, de instalaciones emblemáticas destinadas a la organización de grandes eventos comerciales y de negocios internacionales en el segmento alto.

Muchos proyectos se congelaron o retrasaron durante la recesión económica global. Los alquileres y los precios de venta de inmuebles comerciales, oficinas y viviendas bajaron significativamente de precio, especialmente en Dubai, donde la burbuja inmobiliaria provocó caídas de hasta el 60% en el valor de muchos inmbuebles. En estos momentos, el sector parece dar señales claras de recuperación. Durante los próximos cinco años, se espera la construcción de nuevos centros comerciales, incluso en Doha y Dubai, ciudades que ya tienen una alta densidad de centros comerciales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies