BLOGBLOGTurismo

El reto del turismo halal para España

España cuenta con un extenso y rico patrimonio histórico y cultural islámico de más de 8 siglos y, sin embargo parece no utilizarlo debidamente para captar el interés de un turista musulmán, con un gran potencial de crecimiento y un elevado nivel de gasto.

En España, tercera potencia turística a nivel mundial, a 30 de junio de 2014 el 55% del total de los turistas recibidos procedían únicamente de tres países europeos, Reino Unido, Alemania y Francia. Quizás ha llegado la hora de diversificar riesgos y captar el interés de nuevos mercados emisores de turismo con futuro, como son el turismo islámico o el hebreo. Recientemente el Ministerio de Industria, Turismo y Energía ha redoblado sus esfuerzos e inversiones para atraer al turista chino y ruso, pero muy poco por captar la atención del turismo islámico o turismo Halal.

El término Halāl o Halaal se refiere a aquellas prácticas en general saludables, recomendables y permitidas por la religión musulmana. Suele aplicarse al modelo de comportamiento, el vestido, los alimentos recomendados, la higiene, o el lenguaje aceptado por la sharia o ley islámica. Sin embargo, fuera del entorno islámico, la palabra se limita generalmente a los requisitos alimenticios permitidos por el Corán y, en el entorno turístico se traduce como “muslim friendly”.

Por lo tanto, el concepto Halal aplicado al turismo supone respetar una serie de normas que afectan sobre todo a la comida, la higiene y las actividades de ocio, como las compras y el divertimento. Así, el alcohol, la carne de cerdo o jabalí, junto con todos sus derivados, o determinada bollería industrial están prohibidos por la sharia o ley islámica. El pago con determinadas tarjetas de crédito o agilizar la emisión de visados son otros dos aspectos a considerar para atraer a este turista.

Se estima que el volumen total de la población musulmana llegará a los 2.200 millones en 2030, lo que supondrá más del 25% de la población mundial. Los principales países islámicos emisores de turismo son Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Indonesia, Turquía, Singapur, Rusia y China, sin olvidar los más de 14 millones de musulmanes que habitan en la Comunidad Europea.

El informe Muslim Travel Index 2014 señala que el gasto turístico correspondiente al turismo halal, valorado en 140.000 millones de euros, representó el 13% del gasto turístico mundial en 2013. Además, el turismo halal presenta un ratio de crecimiento interanual del 4,8%, un punto por encima de la media mundial (3,8%). Los expertos estiman que para 2020 el gasto realizado por el turismo halal a nivel mundial alcanzará los 192.000 millones de dólares.

Los destinos turísticos preferidos por la comunidad islámica han sido tradicionalmente países de mayoría musulmana, como Egipto, Turquía o Malasia.  Sin embargo, en Europa está aumentando rápidamente el número de hoteles de prestigio “muslim friendly” para acoger a un cliente con un elevado nivel de gasto. Por poner un ejemplo, el gasto turístico realizado por turistas procedentes de Oriente Medio alcanzó los 1.100 millones de euros; tan sólo los turistas procedentes de Emiratos Árabes Unidos se gastaron en el país 527 millones de euros. Lamentablemente, España ocupa la sexta posición de destinos europeos preferidos por los turistas árabes, con Turquía, Francia, Reino Unido, Italia y Alemania por delante.

Según el Instituto de Estudios Turísticos (IET), España recibió en 2013 algo más de 80,000 turistas procedentes de los Países del Golfo (Arabia Saudí, Kuwait, EAU y Qatar), una cifra ridícula si consideramos que España superó los 60 millones de turistas internacionales ese mismo año y que cuenta con un patrimonio islámico sin parangón a nivel mundial.

Isabel Romero Arias, directora del Instituto Halal en España, confirmaba en una entrevista concedida a Hosteltur en enero de este año, el interés que suscita nuestro país entre la comunidad islámica mundial. Sin embargo, nuestras infraestructuras turísticas no están preparadas para atraer a este turista. A modo de ejemplo, Romero apuntaba que entre mayo y octubre del 2013, Granada recibió cada día un millar de visitantes musulmanes; sin embargo, la ciudad no cuenta con ningún hotel con el sello de garantía halal. De hecho, en nuestro país sólo hay dos hoteles con la certificación Halal.

Los hoteles halal no sirven bebidas alcohólicas, ofrecen menús con certificación halal, disponen de salas acondicionadas para la oración y espacios únicamente destinados a la mujer. Para el 97% de los musulmanes es importante que el destino tenga comida halal y un 89% considera crucial que existan lugares de rezo (Muslim Travel Index 2014).

Los árabes suelen viajar en familia, y éstas suelen ser numerosas; en el caso de los árabes procedentes del Golfo disponen además de una renta familiar  muy elevada. Los turistas saudíes tienen un gasto promedio de  2.287 euros por persona y estancia, los emiratíes 2.116 euros, y los egipcios 1.703 euros, frente a los  euros. 

El 22 y 23 de septiembre de este año, se celebra en Granada un congreso internacional sobre Turismo Halal, el Halal Tourism Conference, que cuenta con el patrocinio y la colaboración de instituciones y empresas, tales como Turismo de Granada, Turkish Airlines, Andalucian Routes y Crecent Ratings. Esperamos que este sea el punto de arranque de un prometedor nicho turístico para España.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies